Un grupo multidisciplinario de más de 200 investigadores es reconocido por su sobresaliente trabajo de estudio y mejora de la atención de la salud de las personas mayores.

Organización Mundial de la Salud

España tiene una esperanza de vida de las más altas del mundo, y su población, que envejece rápidamente, está poniendo a prueba el sistema sanitario. Es indispensable aumentar la calidad de la atención a las personas mayores si se quieren mejorar los resultados y reducir los costos.

En España se producen cada año unas 50000 fracturas de cadera, que cuestan más del 2,5% del gasto sanitario total. Un año después de sufrir una fractura de cadera, el 25% de los pacientes españoles habrán muerto y el 60% tendrán una movilidad limitada u otra disfunción.

Durante tres años, el Registro Nacional de Fracturas de Cadera de España, que abarca a más de 200 médicos de 75 hospitales españoles, ha estado recopilando datos completos sobre el tratamiento de los pacientes de edad avanzada con fractura de cadera, y ya está cambiando la situación en la calidad de la atención.

Este Registro, coordinado por el grupo «Envejecimiento y fragilidad en las personas mayores» del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Paz, es el ganador del Premio de la Fundación del Estado de Kuwait para la Promoción de la Salud para Investigaciones sobre la Atención de Salud de las Personas de Edad y la Promoción de la Salud.

El grupo de investigación «Envejecimiento y fragilidad en las personas mayores» fue creado 2016 por un grupo multidisciplinario de toda España. Los miembros del Registro participan voluntariamente en él compartiendo regularmente datos de sus pacientes. Todos ellos, procedentes de todos los ámbitos de la medicina (geriatras, internistas, cirujanos ortopédicos, anestesistas, médicos y enfermeros), se dedican al tratamiento de las fracturas de cadera. Atienden a estos pacientes en diferentes fases, tanto en el hospital como después de que sean dados de alta. La coordinación tiene como resultado una mejor calidad de la atención.

«El Registro nos permite analizar los problemas experimentados en cada hospital participante y hacer comparaciones entre hospitales, regiones de España e incluso países», dice la Dra. Pilar Sáez, una geriatra que actúa como Coordinadora Nacional del Registro. «Todos los hospitales participantes pueden acceder y evaluar sus resultados y, de este modo, descubrir las mejores prácticas de atención y también las áreas en las que podemos mejorar. Ya hemos hecho grandes progresos en la reducción del retraso de la cirugía y en la prevención secundaria de las fracturas».

«Recopilar y analizar datos es divertido», dice la Dra. Cristina Ojeda-Thies, cirujana ortopédica dedicada al tratamiento de las fracturas. «Aunque las mejores ideas se me ocurren cuando resuelvo problemas durante las cirugías, quiero convencer a mis colegas de que podemos aprender mucho de las estadísticas; comprender los datos para mejorar la calidad de la atención es muy gratificante».

Los galardonados describen cómo ha evolucionado este campo de atención sanitaria. Hace unos decenios, los pacientes de edad avanzada con fracturas eran tratados únicamente por ortopedistas. Los especialistas en geriatría se han ido incorporando cada vez más y, como resultado de ello, el tratamiento de pacientes con fracturas de cadera ha mejorado enormemente. La Dra. Sáez es una pionera en ortogeriatría, y ha introducido esta disciplina en varios hospitales de España.

«Las personas mayores sufren problemas complejos que limitan el funcionamiento normal del cuerpo», dice. «Esto supone un desafío tanto para nosotros —los profesionales de la salud— como para los investigadores. Pero existen soluciones, y la calidad de vida de las personas mayores puede mejorar significativamente con medidas sencillas que solucionen sus problemas de salud».

Se pueden lograr mejoras en la calidad y eficiencia de la atención de las personas mayores mediante la prevención de las fracturas de cadera por fragilidad, un mejor tratamiento de las fracturas incidentes y una mejor atención para prevenir las complicaciones secundarias.

Los miembros del Registro se ayudan entre sí para encontrar las mejores soluciones coordinándose a través de las vías de atención y la comunicación regular.

«Las personas mayores merecen el máximo respeto», dice la Dra. Paloma Gómez-Campelo, psicóloga e investigadora y Subdirectora del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Paz. «Esto incluye atención médica de calidad para permitir que las personas que han ayudado a construir la sociedad de la que disfrutamos actualmente tengan la mejor calidad de vida».

Los profesionales sanitarios y los investigadores trabajan de forma voluntaria, ya que el Registro no recibe apoyo financiero de instituciones públicas y depende de fondos privados y becas de investigación para seguir funcionando. El premio permitirá al Registro contratar a personal administrativo y estadístico, lo que posibilitará la continuación de esta importante labor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *