Los espacios compartidos son cálidos y acogedores, para recibir a los familiares y departir con los demás residentes.